Search
  • BLKC

Queridas Hermanas


Black woman lays over a rainbow holding a white flower in her hand
"Rainbow of Hope" by Steph Angelis

Queridas hermanas de raza y género,


Espero que al recibo de estas líneas se encuentren bien. Ya sé que estuve

ausente por casi 10 años exactamente, cuando recibí mi grado doctoral y casi

pierdo a mi hijo. Me tuve que distanciar de aquel campo de batalla, rodeada

de mujeres académicas que canibalizaban y capitalizaban mis ideas,

acompañada del aislamiento y la indiferencia.


Al trabajar el tema del racismo sistémico en Puerto Rico, América Latina y la

diáspora desde la voz de una mujer negra, como era de esperar, me encontré

con mucha resistencia y fui víctima de discriminación y microagresiones de

manos de académicos Latinx. Hice lo mejor que sabía, quedarme callada y

seguir adelante con mi trabajo. Eventualmente, mi cuerpo negro no pudo

aguantar y estallé en una depresión que me duró varios años.


Ser la única mujer negra Latinx en mi departamento y en muchos otros

círculos académicos fue una experiencia traumática. Con diploma en mano,

creía que las oportunidades de trabajo iban a llover; desafortunadamente, no

fue mi experiencia. Mi decisión de dejar la academia, en aquel momento, fue

un acto de self-preservation (Audre Lorde). Era hora de cuidarme.


Mujeres, soy otro testigo de los efectos del racismo y la salud física y mental.

Pongamos nuestra salud primero; sabemos de los numerosos compromisos

que conlleva una vida de profesora, activista, maternar, parejas, etc.


Como mujer negra Latina, el compromiso de trabajar el tema del racismo y la

desigualdad en nuestras comunidades es personal e igualmente agotador y

frustrante. Al mismo tiempo que pensaba que mi trabajo serviría para

avanzar la agenda anti-blackness (anti-negritud) en Puerto Rico, igualmente,

muchos aniquilaban mi esfuerzos con la actitud -en Puerto Rico, las cosas son

diferentes, y que yo estaba muy influida por la diáspora en EE. UU-.


Es desconcertante seguir escuchando el debate sobre el término “‘Negrita/o”

como concepto aceptable y no racista. Por otro lado, el no atreverse a utilizar

el término Negra/o en los medios de comunicación cuando hablan de

personas como yo. Mientras otrxs académicxs están apropiándose de nuestras identidades, temas de investigación, carreras y oportunidades de fondos y convirtiéndose en estrellas de la academia, nuestros cuerpos están siendo utilizados para llenar las cuotas, y sufriendo estragos físicos y emocionales.


Les diré que, en un momento, pensé tener una crisis de identidad -scholarly

identity-. En aquel momento, no pensé que era multifacética. Yo no soy

únicamente un producto de mi formación académica, áreas de

especialización, inclinación metodológica, publicaciones, agenda de

investigación, reputación y cualquier cosa que pueda ser importante en mi

campo. Pude hacer las paces, y estoy mucho, mucho más tranquila.


Regresé a la universidad a trabajar; ahora soy consejera y volví a mis raíces, al

campo de la bibliotecología e información. El estrés relacionado con raza,

racismo y las microagresiones continúa, pero ahora suelto lo que puedo y

reporto lo demás, pues valorizo mi salud.


¡Gracias mujeres por su trabajo!


Maritza Quiñones

193 views0 comments

Recent Posts

See All

BLKC Call For Network Members

On April 30, 2019, the Black Latinas Know Collective (BLKC) made its way into the world: “Ya llegamos,” we declared in our first post. We shared a statement telling our story, as well as our Collectiv